Blogia
Cazarabet

Bautista y el mar.

El marineo del Sebastián.

Bautista nació demasiado tarde, así que las circunstancias se le tiraron encima y jamás pudo ser el marinero que fue su padre. Su barco llevaba el nombre del patrón del pueblo, sonaba tan bien pronunciar: “Sebastián” que Bautista soñaba con él y veía como el mar dibujaba, con trabajada caligrafía, su nombre. Dos guerras y el exilio le truncaron su sueño. La vida de Bautista se desparramó por otros derroteros, pero siempre  recordó al marinero del Sebastián, su padre… mientras él achicaba las aguas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres