Blogia
Cazarabet

Frases enlazadas.

Su marido se acercó. Ella retrasó sus pasos. Su marido dijo algo. No se entendió. Ella le miró a los ojos y respiró con alivio, hasta sonrió. Él también emitió una pequeña sonrisa. Pequeña, autómata y amarga. Ella miró al suelo, mientras su marido se desvanecía. Dejó de respirar y escupió sangre. Ella no lo mató, se mató él clavándose como una salchicha en la reja donde quería depositarla a ella con la misma violencia de años y años.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres