Blogia
Cazarabet

Pecado?

Infedilidad.

Hay muchos tipos de Infedilidad y muchas formas de llevarla a cabo, tantas como personas maldades, rencores, venganzas, bondades rotas, amores que giran y se vuelven a giran, mirando  miran al sol y esperando comprensión.

A veces se valora la fidelidad tanto que no puede desvanecerse, se encuentra aislada, mimada y toca el sentido del amor sincero o también la maldad más refinada.

Hay personas que firman un papel (o sin firmarlo) y luego son infieles, sin quererlo y sin tener fe en ello, pero lo son…les puede otra causa, otra persona, otro futuro, la vida suya o  la de alguien……Todos hemos sido infieles, aunque sea en el momento de no devolver la caricia a nuestro perro que al cabo de un escaso minuto, ya no se acuerda de la razón por la que se había sentido triste… víctima de una Infedilidad, con lo fiel que era él desde su nacimiento hasta el destino cuando su corazón se pare.

No hace falta que una pareja  se pongan cuernos para ensalzar a la infedilidad , ya hemos dicho que hay muchos tipos de ser infiel. Seguro que en algún instante efímero de mi vida( en más de uno) ,las más de las veces sin darme cuenta de ello…he sido infiel, le he fallado a alguien, he decepcionado y he roto algunos de esos pactos humanos que se dan por sentados y no se firman. Pero pedir perdón es otra “arma” que he utilizado con cierta asiduidad, diría que hasta he pedido demasiado perdón siendo infiel a mi autoestima…ésta también te pasa factura, te derrumba, te hace llorar, te hace sentir peor…quizás para que recobres parte de tu autoestima y sepas que la infidelidad no es más que un tránsito: bueno o malo…según si eres sufridor o incitador al sufrimiento.

Sabrina quería con locura a Lucas….pero eso era antes de conocer a Sebastián. Le era infiel a Lucas en silencio y a Sebastián, también silencio y ejerciendo la ignorancia. Sabrina se era infiel a ella misma con sus dos mentiras, así pasó a estar triste y presa de sentimientos enfrentados…envejeció queriendo a dos personas con una locura insaciable por la falta de decisión y enterró a sus dos amantes víctimas de la Infedilidad. Se quedó sola con su fiel perro Dick y a sus 60 años todavía tuvo tiempo de vivir en su casa de campo rodeada de naturaleza hasta que volvió a sentir el dulce veneno de la Infedilidad, a Lucas y Sebastián, apareció en su vida Marcos con su fiel pero Coco. La Infedilidad duró poco, muy poco, ni en la muerte se fueron infieles.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres